Estás en: Inicio » Últimas noticias » La alergia primaveral

La alergia primaveral

La alergia primaveral

Llega la primavera, y para lo que para muchos es motivo de alegría por la llegada del buen tiempo, los campos más coloridos y más horas de luz, para otros llega un verdadero suplicio.

Cada vez más son más frecuentes los episodios alérgicos en primavera consecuencia de un fallo del sistema inmunológico  que reacciona de forma desmedida ante estímulos inofensivos.

Pero hagámonos una pregunta… ¿porqué la mayoría de los alérgicos al polen pueden consumirlo durante el invierno sin que les genere ninguna reacción?

¿Porqué se da mayor proporción de casos de alergia al polen en las ciudades y menos en el campo donde hay mayor exposición?

Una primera explicación podría ser que el polen se combina con partículas procedentes de la contaminación, creando compuestos más complejos que son los que han generado esta primera sensibilización para que posteriormente ya se despierte la reacción particular a unos determinados pólenes.

La medicina china también encuentra una explicación y es que la naturaleza sale de una fase yin (frío, oscuridad,…) para adentrarse en una fase yang (calor, luz, crecimiento general, …) . El yang también aumenta en nuestros cuerpos en primavera.  (¡La primavera la sangre altera!, dice un sabio refrán popular).  El aumento del yang afecta especialmente al hígado.

Hay que eliminar los alimentos que fomenten estancamiento en el hígado y en vesícula. El drenaje con una combinación de plantas depurativas facilita este proceso.

Cuando algo inocuo como los granos de pólenes provocan una reacción desproporcionada,  esto quiere decir que el sistema inmunitario tiene unos niveles de alerta muy elevados. Nuestro sistema inmunológico ha llegado por distintos motivos a  esta situación y por tanto generando radicales libres en proporciones que incrementan aún más la sensibilidad y la reacción. El freno y la reversión de esta situación debe ser resuelta por buenos antioxidantes que al mismo tiempo reduzcan la inflamación general que se producen en la mucosa de los ojos, nariz y/o pulmón.

Los programas de des-sensibilización podrán variar en función de la edad y de los años de evolución con la alergia primaveral, pero todo ello pasa por una buena terapia de depuración, con aporte de antioxidantes adecuados y un mayor aporte de nutrientes sin aumentar el aporte calórico, donde no debe faltar fundamentalmente las vitaminas A, C y E, así como minerales como el zinc y los omega-3.

Sobre el autor

Número de entradas : 59

Déjanos tus comentarios

Current day month ye@r *

© 2012 El Blog de Nutrición

Scroll to top